martes, 17 de noviembre de 2015

Los ojos de una isla. Entrevista a Lili Renteria












Sigue, Electra, sin desmayo,
tu obra llena de acechanzas
-mujer, vaso de fragancias,
purísima flor de mayo.
Rosa gentil que en un tallo
de espinas fieras te asientas,
rompe esa prisión y cuenta
al mundo tus sinsabores:
revélanos tus temores
Electra de las tormentas…

Final del primer acto de Electra Garrigó

Virgilio Piñera






¿Qué recuerdo de la infancia guardas con mayor cariño?

El universo de mi madre Lilian Llerena y toda su sabiduría...la sobrevivencia inevitable de una niña que tuvo que aprender a cocinar, a nadar, a cuidar, porque las palabras se las lleva el viento.



¿Y de esa efervescencia adolescente?


Recuerdo que en ese tiempo saltaba por las calles, me pasaba horas enteras saltando de un lugar a otro. No caminaba, quería volar, eran tiempos en que La Habana era para mí el descubrimiento, sus calles, rincones, presentía que vivía en una muy bella ciudad, a pesar de todos los defectos y problemas sociales. Soy, amiga, un ser, que me gusta obviar conscientemente aquello que no me gusta, y detenerme en lo que sí. Amo la poesía, la música, la belleza de mi país…en la adolescencia mi alma supo dónde había nacido.





Lilian Llerena y Pedro Renteria




Tus padres fueron dos de las figuras más importantes de la escena en la isla, ¿eso pesó en algún instante en tu carrera?

Totalmente, ellos me aconsejaban qué debía hacer y qué no, como este o aquel personaje debía comportarse, que recursos usar para encontrar la verdad escénica, en fin...mi casa fue mi escuela. 



¿Cómo se toman tus padres tu decisión al querer dedicarte a la misma profesión que ellos? Te lo pusieron fácil?

Si, fue algo tan natural, era un tema perfecto de comunicación entre nos, era como el agua más clara y purificadora. Ellos se sentían muy orgullosos al tiempo que exigentes, por eso. La excelencia era el tema principal. Tenía que dedicarme a esta profesión con absoluta entrega. 
Pero ellos no querían que hiciera televisión, eso fue un tema conflictivo, pero yo soy un poco cabezona y no les hice caso. Creo que el actor debe conquistar y manejarse en todos los medios, Teatro, Cine, Televisión y ahora Internet.



Poco a poco fuiste adquiriendo una notoriedad en la escena, pasaste a convertirte en seña de identidad para toda una generación, ¿cómo llevaste eso? 
A día de hoy, ¿esa sombra te persigue?

La notoriedad es un asunto que aún para mis estándares no concilio, yo soy una simple servidora, veo mi profesión como es y para lo que sirve, no creo en notoriedades, eso dejémoslo para otros que si lo necesitan. 
Lo demás es un invento chino, eso de señal de identidad, está más relacionado con tiempos difíciles que con uno mismo. Cualquier ser humano que se exponga masivamente, pertenecerá a la leyenda urbana, de la cual puede salir cualquier historia. La inventiva del Cubano es próspera, abundante, quizá por la carencia de casi todo.



¿Con qué personaje te sentiste más identificada?

Con Electra Garrigó de Virgilio Piñera, lo que dice, lo que pasa, lo que hace ella, lo que propone. También Mariana, Eugenia, y ahora el monólogo de "EL SUEÑO AMARILLO DE LA VIRGEN DE LA CARIDAD DEL COBRE"
He tenido la suerte de encontrar aquello con lo que me identifico en cada personaje que he realizado, la ambrosía que cada uno vierte en mi alma y que yo devuelvo en la escena. 
El actor es como una fuente, una vasija, un puente, un camino, que te lleva a descubrir verdades.



Partiendo de la base de que con cada director se aprende alguna cosa importante, ¿a cuál le debe más Lili Renteria?

Mariana Pineda de García Lorca, fue un reto para mí, era muy joven, la veía como una montaña muy alta que tenía que escalar y llegar a la cima, aún creo que no alcancé la meta deseada. 




¿Qué personaje te hubiese gustado llevar a la escena y lo tienes clavado como una espina porque nunca lo pudiste realizar?

Todos los que existen y no he podido realizar aún. Amo esta profesión, pero te confieso que me gusta mucho enseñar, por tanto eso de las espinas, me las saco rápido, cuando uno enseña, también aprende y la realización es infinita.



¿Qué extraña Lili de esos tiempos actorales en la isla?

El respeto por los grandes, la humildad que debemos tener para conseguir un profundo y verdadero  aprendizaje, hoy ya eso no existe.



Todos tenemos metas o sueños por alcanzar, ¿cuáles son los de La Renteria?

Hacer confluir dos vertientes, las artes y las ciencias sanadoras, usando las artes como terapia, como magia que cura, sana y libera. Llevo en el alma un médico dormido y es hora de despertarlo.











¿Cuáles son tus proyectos en la actualidad?

“Yellow Dream Road” escrita por Rogelio Orizondo, bajo la dirección de Carlos Díaz.
En esta puesta, realizo tres personajes y estoy muy feliz de que en apenas horas estemos estrenando esta maravillosa  obra, que con el esfuerzo de muchos, hemos conseguido tirar adelante.



Por último, si fueras una canción, ¿cuál serias? 

La música que hay en la voz de mi hija Mariana Pestana y Las Bachianas Brasileiras 
No 5 de Heitor Villa- Lobos por Joan Báez.










Desde este humilde blog, me gustaría agradecer la inmensa generosidad de Lili Renteria, por esta entrevista y por todo...
Y recordar que el próximo 19 de noviembre podrán verla en Yellow Dream Road bajo la dirección de Carlos Diaz, en el Miami Dade County Auditorium





Las opiniones o informaciones vertidas en este sitio son un ejercicio de opinión. El administrador de este blog no se responsabiliza de las opiniones aquí mostradas y exime cualquier responsabilidad de las opiniones manifestadas por los entrevistados en este blog, siendo ellos los únicos responsables de su propia opinión.

5 comentarios:

  1. Diáfana, clara y precisa; tanto como vuestra profesional carrera. El éxito te acompaña. Eres orgullo y admiración.

    ResponderEliminar
  2. Vivo enamorado de tus ojos por una eternidad ................. Alejandro.

    ResponderEliminar
  3. En Cuba siempre se recuerda a su padre, gran actor. Y usted, Lili, con ese rostro bello y su mirada tierna, su talento, era muy bienvenida en la pantalla cubana. De Cuba se han ido muchos grandes artistas, pero se quedan en la memoria del pueblo, en la añoranza de volverlos a ver. Éxitos.

    ResponderEliminar
  4. En Cuba siempre se recuerda a su padre, gran actor. Y usted, Lili, con ese rostro bello y su mirada tierna, su talento, era muy bienvenida en la pantalla cubana. De Cuba se han ido muchos grandes artistas, pero se quedan en la memoria del pueblo, en la añoranza de volverlos a ver. Éxitos.

    ResponderEliminar